TRES ÁRBITRAS MADRILEÑAS PARTICIPAN EN UN EVENTO SOBRE MUJER Y DEPORTE EN VILLANUEVA DE LA TORRE

TRES ÁRBITRAS MADRILEÑAS PARTICIPAN EN UN EVENTO SOBRE MUJER Y DEPORTE EN VILLANUEVA DE LA TORRE

24/03/2017

Lydia Donaire, Cristina Valero y Cristina Gil han participado este viernes en el Acto “Mujer y Deporte” en el Centro Social Victoria Kent, en la localidad alcarreña de Villanueva de la Torre, invitadas por Sonsoles Rico, organizadora del acto que tiene como objetivo poner en valor la figura de las mujeres en el deporte.    

 

 

Las tres colegiadas madrileñas han estado acompañadas por el presidente del Comité Técnico de Árbitros de la Federación Madrileña de Balonmano, David Monjo. Hemos hablado con ellas para que nos cuenten su historia y qué les ha llevado a colegiarse para dirigir partidos de balonmano.  

 

CRISTINA GIL: “Me gusta arbitrar prebenjamines y alevines, me siento una niña más”  

 

 

La más joven de las árbitras de Madrid es Cristina Gil, con 19 años. Está colegiada desde noviembre de 2016 y fue jugadora desde 2006 en varios clubs. Juagaba de central y era muy buena con los árbitros, no solía quejarse. Ahora es entrenadora territorial y nos ha explicado porque decidió pitar. “Supongo que me viene de familia, sobre todo me gusta arbitrar a los pre benjamines y alevines porque me lo paso pipa con ellos. Me siento como una niña más”. Respecto a sus aspiraciones, nos ha comentado que no tiene intención de llegar “arriba”. “Si surge adelante, pero me gusta más ser entrenadora y tengo intención de hacer el curso de entrenador nacional en un par de años”.

 

 

CRISTINA VALERO: “Me gustaría ser árbitro internacional, en países como Francia, aunque me queda mucho curro aún”

 

 

Con 21 años, Cristina se colegió en noviembre del año pasado y fue jugadora desde 2002 hasta 2014 en el puesto de pivote. Quería volver a jugar pero los horarios de entrenamiento del equipo de Alcobendas no le cuadraban con el trabajo y vio por twitter la oferta de la Federación. “Lo medité, pensé que podría tener futuro y me metí. Me gustaría llegar a pitar a nivel internacional, en países como Francia, pero me queda mucho curro aún”. Sobre cómo se comportaba con los árbitros, nos contesta con una medio sonrisa. “Fatal, protestaba por todo y era muy gruñona”.  

 

LIDYA DONAIRE: “Pitaré hasta que las piernas me aguanten”  

 

 

Jugadora desde alevín hasta el 2010, está colegiada desde el 2008. Año desde el que pita como Árbitro Nacional de Balonmano Playa. Entregada al balonmano desde siempre, es entrenadora territorial también y tiene su objetivo muy claro. “Quiero seguir disfrutando del arbitraje hasta que las piernas me aguanten”.  

 

Tres mujeres que aman el balonmano y que después de jugar han querido seguir disfrutando de nuestro deporte desde otro ámbito: el arbitraje.