ENTREVISTA A ENRIQUE PÉREZ Y LUIS DÍAZ, ÁRBITROS ASCENDIDOS A DIVISIÓN DE HONOR PLATA

ENTREVISTA A ENRIQUE PÉREZ Y LUIS DÍAZ, ÁRBITROS ASCENDIDOS A DIVISIÓN DE HONOR PLATA

20/08/2021

Esta temporada, cuatro parejas madrileñas han conseguido subir de categoría arbitral. Hemos querido hablar con ellos en una pequeña entrevista para acercarnos a todo el trabajo que hay detrás de la evolución de los colegiados. Precisamente, ambos ascensos son el reflejo del método formativo y de acompañamiento del CTA Madrid con la figura del tutor como eje esencial. 

Luis Díaz y Kike Pérez fueron los tutores de Alejandro Carpeño y Carlos Juliá gran parte de esta temporada, después pudieron ir al curso de ascenso de Valencia los cuatro y, a su vez, ellos forman parte de la estructura formativa para los grupos de categoría territorial.

Un sistema piramidal que permite formar desde la base, nada más entrar en la Escuela a los más jóvenes, para que no estén solos nunca y tengan tutores que les acompañen en su itinerario arbitral. 

---------------------------------- 

¿Qué ha significado para vosotros el ascenso?

Enrique: Un objetivo cumplido de estos años trabajando en Primera Nacional. Es una etapa más en la que deberemos demostrar el trabajo que estamos realizando para seguir avanzando y cumpliendo objetivos.

Luis: Es un reconocimiento al trabajo que hemos hecho. Y no solo nuestro trabajo, sino el de todo el CTA, con las charlas, pruebas mensuales y trabajos grupales de debates de jugadas con otras parejas, entre otras muchas cosas más.

¿Cuándo empezastéis a arbitrar, éste era vuestro objetivo?

Enrique: Si te soy sincero, en mi primer año de arbitraje, no pensaba que iba a llegar ni siguiera a nivel nacional. En ese momento era jugador, me estaba sacando el título de monitor y empezaba a arbitrar los primeros partidos. Ya más adelante, vi que este mundo me gustaba y puse una marcha más y gracias a la ayuda del Comité, me pude marcar objetivos más altos.

Luis: Cuando empiezas a arbitrar no creo que te marques un objetivo claro. Como todo el mundo, lo que quieres es llegar al máximo, a pitar a equipos como el Ciudad Real en su momento. En mi caso, el arbitraje me llegó un poco de casualidad y me lo tomaba como un pequeño hobby que hacía los sábados por la mañana. Una vez que me lo tomé más en serio, siempre me iba marcando pequeños objetivos, primero intentar pitar partidos en pareja, luego pitar partidos senior y así hasta llegar a donde estamos ahora.

¿Cómo pensáis que debéis afrontar este reto en una nueva categoría?

Enrique: TRABAJO, TRABAJO Y TRABAJO. Es lo que nos ha llevado a este reto y hay que continuar en la misma línea. Vengo de un mundo en el que te tienes que formar continuamente para crecer y creo que en el arbitraje debe ser igual. 

Luis: Lo primero de todo con muchísimo trabajo. Es nuestra base, sabemos que, si nos relajamos y no trabajamos lo suficiente, las cosas siempre salen mucho peor. Arbitrar cada uno de los partidos como una final y prepararlos como tal. También con mucha ilusión. Tanto División de Honor de Plata como Liga Guerreras Iberdrola son dos ligas muy igualadas, y cada partido van a ser muy disputados, por lo tanto, muy chulos de arbitrar. 

¿Después de haber conseguido el ascenso, cuál es vuestro siguiente objetivo?

Enrique: Mantenernos en la categoría y asentarnos en ella. Después ya veremos.

Luis: Como he dicho antes, ir paso a paso. No somos de ponernos objetivos a largo plazo. Lo primero, adaptarnos a la categoría lo mejor posible e intentar que cada partido salgamos con un buen sabor de boca.

¿Quiénes son las personas que os han ayudado a conseguir el ascenso? ¿A quién queréis agradecérselo?

Enrique: Puedo decir muchos nombres, desde Jorge, Sergio o Oscar, que en nuestros primeros años nos enseñaban hacer nuestras hojas de gastos, nos comentaban los equipos fuertes o derbis duros… a David Monjo, que si no fuera por él, seguiría siendo un robot en la pista o pitaría como en balonmano 11.

Él ha sido un apoyo bastante grande y debemos gran parte de su ayuda a este ascenso. No olvidarme en este año del tutor de la madrileña, Carlos Pinto, y de los tutores nacionales, José Ramón y Paco Pozuelo, que se han tragado partidos, cortes y llamadas entre semana.

Luis: Hay muchas personas que nos han ayudado. En primer lugar, al CTA de la RFEBM por confiar en nosotros y darnos la oportunidad del ascenso. También incluyo a los tutores que hemos tenido este año, José Ramónn Sáez y Paco Pozuelo. Por supuesto, al CTA de Madrid, en especial en la figura de David Monjo.

Es un lujo para nosotros tener a nuestra disposición semana tras semana a una persona como él, sin duda uno de los mejores árbitros que hay en España, que en cualquier momento está dispuesto a resolver dudas o ver y trabajar partidos con él (muchas veces ya los tiene vistos). 

No me quiero olvidar de agradecerle a Juanjo Montes, actual presidente del CTA de Castilla La Mancha el que me metiera en este mundillo. Fue la primera persona que apostó y luchó por mí.

Por último, agradecérselo también a mi familia, padres y hermano, que siempre están ahí apoyando, y sobre todo a mi pareja, Claudia, que es la que sufre mis ausencias en los viajes y que sin su apoyo día a día todo esto sería muy complicado.

¿Qué les diríais a los árbitros de Escuela que comienzan ahora el mismo camino que vosotros iniciastéis hace tiempo?

Enrique: Que trabajen, que no están solos y que aprovechen estos años en los que tenemos muchos recursos para crecer como árbitros.

Luis: Ser esponjas, aprender de todas las experiencias y trabajar todo lo que puedan. Tienen que aprovechar el trabajo que se está haciendo en Madrid, donde no hay mes que al menos en algún partido hayan tenido alguien viéndoles partidos in situ. También, que se tomen el arbitraje con ilusión, paciencia y ganas de aprendizaje, que no sea para ellos una mera actividad que te hace ganar algo de dinero, porque cuando un árbitro disfruta en los partidos, se nota mucho y a la larga los objetivos que se proponen acaban llegando.

¿Alguna manía que tengáis dentro de la pista que se pueda contar?

Enrique: Muchos rituales antes del partido, pero mi calentamiento antes de los partidos en sagrado. Si no, no me meto bien en los partidos.

Luis: Alguna tenemos. En el sorteo, es Kike quien lanza la moneda, aunque un día va a dejar tuerto a alguien. El saque inicial de centro siempre lo doy yo. En particular, una vez dado el silbido inicial, me toco el tobillo (donde tengo un pequeño tatuaje) y me doy cuatro golpes en el brazo izquierdo.